¿Por qué es importante para el medio ambiente usar calderas de bajo consumo?

945 28 47 33
¿Por qué es importante para el medio ambiente usar calderas de bajo consumo?

Los profesionales de la instalación de calefacción en Vitoria vemos cada día casos en los que hay que sustituir una caldera vieja por otra nueva. Lo normal es que las calderas nuevas sean más limpias y eficientes que las antiguas. Pero incluso entre las nuevas hay algunas especialmente eficientes que destacan entre las demás: las de bajo consumo. ¿Por qué apostar por estas calderas?

Hoy nos vamos a centrar en los aspectos medioambientales. La decisión de comprar electrodomésticos de bajo consumo, como puede ser el caso de una caldera, va más allá de pensar en el gasto en combustible que vamos a tener. Un edificio con un aislamiento térmico en mal estado o inexistente (en paredes, techos y ventanas) puede exigir un mayor consumo de calefacción. Pero una calefacción ineficiente también puede deberse por una caldera inapropiada. Por un motivo u otro, el resultado es un mayor consumo de combustible.

Los expertos en la instalación de calefacción en Vitoria sabemos que nuestros clientes se preocupan especialmente por el consumo de combustible. Y es lógico, porque una calefacción ineficiente puede salir muy cara. Pero no solo en lo económico: el medio ambiente sale muy perjudicado con nuestras decisiones de consumo energético.

A no ser que el origen de la energía de tu calefacción esté en las renovables (por ejemplo, en una instalación de energía solar), esta vendrá de la quema de combustibles fósiles. Son carbón, petróleo o gas natural, que en su combustión liberan CO2, el principal gas responsable del efecto invernadero causante del cambio climático. También se liberan otras sustancias, como los óxidos de nitrógeno y los óxidos de azufre, contaminantes peligrosos que suelen generar problemas en las grandes ciudades.

Por lo tanto, en Royber te recomendamos estas calderas para reducir las emisiones de gases contaminantes, algo que favorece al medio ambiente. Y eso, al final, es bueno para nosotros mismos.